Historia del Rol

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Historia del Rol

Mensaje por Admin el Dom Dic 20, 2015 8:04 pm

Como ya sabéis, tenemos que ambientar nuestro rol en una época y lugar.

Nuestra Alba de momento vota por una Edad Media Mágica, la EMM para abreviar.
Yo también voto por la EMM.

El lugar, pues suponemos que unas aldeas cerca de un bosque... o algo así.
¿Qué os parece?


Última edición por Admin el Lun Dic 21, 2015 7:33 pm, editado 1 vez
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 19/12/2015
Localización : Sevilla

Ver perfil de usuario http://arocrew.espana-foro.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Historia del Rol

Mensaje por Phatia el Dom Dic 20, 2015 8:44 pm

Estimado administrador, como usuario registrado, me gustaría proponer ideas. Yo opto también por EMM. Gracias por leer mi respuesta. Saludios amigo m´´´´´´´´´io.

Phatia

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 20/12/2015
Localización : Sevilla.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Historia del Rol

Mensaje por Admin el Lun Dic 21, 2015 7:40 pm

Dejo algo de ayuda:

3 formas de hacer un mundo de fantasía:

1.- Decide cómo son los habitantes. Empieza imaginando qué tipo de mundo es, y cómo son sus vidas. Esto te ayudará a moldear el “sentimiento” de tu mundo.
¿Es un mundo pacífico, sin guerras, enojos o violencia? ¿O es un mundo que se está desmoronando, con crímenes, violencia y guerras?
Sabiendo eso, puedes empezar a describir a tus habitantes. Créalos, escribe sus historias, culturas, formas de vida, armas, comida, educación, gobierno, transporte, y demás. ¿Hay múltiples razas caminando por ahí? ¿Qué conflictos ocurren entre las diferentes razas?
Define el alcance de la cultura. Puedes ser una sola cultura que domine todo el imperio, o puede ser un número de diferentes culturas y costumbres.


2.- Piensa en nombre para tu mundo. Puedes cambiarlo después, si quieres, pero es mejor empezar con algo. Una forma de hacerlo es usar tu propio nombre como base.
Por ejemplo, Lilitopia suena bien, especialmente si es un mundo bonito, lleno de flores. Zachtopia no suena también. Pero si le quitas el “topia” y lo llamas “Zachan” o incluso solo “Zakh”, tendrás un buen comienzo.
Puedes simplemente decir algo al azar que suene divertido (Kaiu, Mikvar, etc.). E incluso jugar con las palabras.


3.- Los nombres de las ciudades en países extranjeros también pueden servir. Por ejemplo, Ravonik o Turan, de Albania.
Haz que el nombre refleje a los habitantes. Por ejemplo, si es un mundo de guerras, llamarlo “Bliss” no será muy bueno. Por lo contrario, si es un mundo lleno de unicornios y elfos, llamarlo "Kzrakh" puede que tampoco funcione.
Crea diferentes países. Diseña banderas para cada país, y dales nombres únicos, culturas, tradiciones, etc.


4.- Decide cómo será el mundo. Decide que paisajes tendrá. ¿Dónde estarán los desiertos, las montañas y los bosques?
Piensa sobre cuánta parte del mundo está cubierta en los varios ambientes. Por ejemplo, puede ser un planeta desértico, un cinturón de asteroides de hielo, o una luna de bosques. O puede tener más temperaturas, como la Tierra, pero con diferentes criaturas y plantas.


5.- Crea la vida salvaje. Puedes usar mucha de la vida salvaje de la Tierra, pero si te sientes valiente, invéntala. ¿Son vertebrados o invertebrados? Puedes agregarles dientes, colmillos, garras, escamas, alas, ojos, extremidades y baba.
Busca libros sobre bichos inusuales o animales de las profundidades del océano. Ahí encontrarás las criaturas más inusuales en el mundo – como aliens en tu propio jardín.
¿Qué tipo de animales usan tus habitantes? Averigua que animal se come cada animal y qué se come a los animales.
Construir el ecosistema es una buena forma de aprender sobre el mundo que estás creando. ¿Dónde viven esas criaturas? Pueden vivir en el cielo o debajo de la lava. Puede que sean gusanos de hielo enterrados en metano sólido, o seres con energía que pueden ser sólidos y ligeros al mismo tiempo.


6.- Crea la historia de tu mundo. Una vez que empieces con la idea de quiénes son tus habitantes, y lo que hacen, es tiempo de darles un pasado.
Describe cómo evolucionaron o si fueron parte de un experimento.
¿Quién o qué creo la vida en el planeta “xy”? ¿Qué eventos cambiaron el curso del mundo?
¿Hay dioses en el mundo, la evolución cambió las cosas, o hay una combinación de ambos? Describe la cultura del planeta a través de la historia. ¿Han habido guerras, anarquías, rebeliones, etc.? ¿O siempre ha sido un mundo pacífico?


7.- Decide la religión de tu mundo. Esto es a menudo un tema delicado para aquellos que tienen una fe increíble sobre su religión. Sólo recuerda que seguirás creyendo en tu deidad, y no estás transfiriendo tu fe de cualquier manera. Así como escribir una historia de un asesinato no te convierte en un asesino.
¿Tiene la religión dominante muchos dioses, un sólo dios o ningún dios? Debes definir si los dioses lucen como los habitantes sólo que más grandes y morados, o como pequeñas ardillas con colmillos. Es tu elección.
¿Los dioses son animales? ¿Tienen un poder en específico? ¿Existen realmente o son inventados? ¿Existió algo antes de esos dioses?

8.-
Decide si crear un idioma que las personas hablen. ¿Hablan español, inglés, francés o un idioma completamente nuevo? Recuerda, si planeas escribir un libro sobre ello, lo cual podría ser, no crees un idioma nuevo y hagas que tus personajes lo hablen todo el tiempo. La mayoría tirará el libro si no entiende nada de lo que dice.
Para ver cómo se logró esto por un maestro, lee El Señor de los Anillos. Tolkien creo lenguajes completos para que los personajes tuvieran una historia, pero sólo usaba el lenguaje en cosas importantes. Esto le da al mundo un aire de autenticidad que habría faltado de no tenerlo.

9.-
Crea el folklore. ¿Cuáles son los mitos de cada país? Crea cuentos de hadas, imagina leyendas que “tengan más verdad que leyenda” o profecías.

10.- Indica la vida diaria de las personas. ¿A qué juegan los niños? ¿Qué países son pobres? ¿Qué países son ricos? ¿Se trabaja mucho o se juega mucho?


Método 2 de 3: Hacer el mapa

1
Haz un mapa. Primero dibuja la tierra, los continentes y los cuerpos de agua u otras características geográficas que tenga tu mundo.
Agrega los límites y fronteras. Como Europa y Asia, son continentes separados de los cuales sus fronteras están delimitadas por la naturaleza.
Agrega fronteras políticas: estas son los países, estados y ciudades. Ve Google Maps para ver cómo se manejan esas, y úsalo como guía.

2
Empieza a nombrar los lugares. Una vez que tengas las fronteras, puedes empezar a agregar los nombres. Empieza desde el más grande al más pequeño.
Nombre las cosas más grandes primero: continentes, océanos, desiertos, bosques, etc.
Dale a cada país una capital. Ubica y nombra las ciudades más grandes, luego los nombres de los países, provincias, continentes, océanos, desiertos, bosques, etc.
Esto puede parecer abrumador, pero con solo relajarte y no pensar en nada, hará que las ideas fluyan. No hay prisa. Puedes poner todo en una caja imaginaria de tu mente, o escribir tus ideas en papel.
Busca en Google algún “generador de nombres de fantasía” si crees que te pueda servir.

Dibuja un boceto de tu mapa. Excluye las islas pequeñas. Asegúrate de que los bordes de la tierra estén dentados (como la costa).
Ayuda tener una computadora porque es mucho más fácil editarlo que en papel.
Agrega pequeñas islas. Recuerda estas islas pueden ser importantes, tanto económicamente como estratégicamente.

4
Agrega las claves del mapa. Usa símbolos como triángulos para las montañas y puntos para las ciudades (a menos que seas un artista, y puedas dibujar montañas y pequeñas casas/castillos para las ciudades).
Ahora agrega los nombres. Asegúrate de que los nombres de los continentes sean de un tamaño mayor al de los países, y el de los países mayor al de las ciudades, etc.
No se te olvide ajustar el tamaño de los símbolos para las capitales, ciudades y provincias.

5
Colorea tu mapa. Esto puede hacerse como tú quieras. ¡Y listo! Ya tienes tu mapa

6
Crea mapas individuales para cada país. Para hacer esto querrás que los países de alrededor estén de color gris o sepia. Luego colorea cada provincia de un color diferente y brillante. Claro está, si no tiene países (si tienes un mundo que apenas está creciendo, uno que está en ruinas por la guerra, o uno pacífico tipo “John Lennon – Imagine”)

Método 3 de 3: Hazlo real

1
Teclea todo e imprime el libro. Puedes escribir una introducción como si fueras un profesor estudiando eso, y escribe el resto como si no fuera ficción. Publica la información en Internet si quieres que todos la vean.
Estudia escritos antropológicos de indígenas, plantas o animales, y ve cómo los describen. O ve National Geographic. Adapta ese estilo a tus descripciones.


Consejos
Sé creativo. No pienses sobre lo que los otros disfrutaran sólo sobre lo que a ti te guste.
No temas en hacer algo que la guía diga o saltarte un paso. Esto es sólo una guía para tu creación.
Cuando escribas en tu libreta, sáltate líneas.
No empieces con el detalle extremo, empieza con el boceto y parte desde ahí.
Evita usar clichés como hadas y duendes, dos niños y una niña como equipo, un personaje huérfano, etc. Entre más única sea tu historia, más interesante será.
La historia es un lugar sorprendente para encontrar ideas. Encuentra un tema en el que estés interesado, como la milicia o las maravillas antiguas y haz una búsqueda rápida en el Internet para ver qué puedes encontrar.
Si imprimes una copia, imprime a doble espacio para poder anotar ideas.
Los libros de fantasía y los sitios web pueden servirte, sólo evita las demandas y no copies las ideas originales de otros autores.
Cuando teclees el borrador, usa un corrector de gramática, imprímelo y léelo de la forma más crítica que puedas y piensa sobre él, haz los cambios que se te hagan necesarios. Si te sientes cómodo con el resultado, déjalo como está.
No te preocupes sobre los errores. Si, mientras estás haciendo el mapa, encuentras que tu ciudad se convirtió en lago, por ejemplo, no lo borres. Si tu ciudad no era importante, puedes decir que esa ciudad se hundió (como Atlantis).
Piensa en tu cerebro como en un lago. Deja que los pensamientos fluyan en tu mente como un ría. Aunque tengas buena memoria, escribe todo, o se empezará a bloquear el río.

Advertencias

No compartas tu mapa con personas en quien no confíes, podían robar tus ideas.
Evita compartir tu país con otras personas. Pueden creer que estás loco.


Eso es todo Very Happy gracias por leer cat
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 19/12/2015
Localización : Sevilla

Ver perfil de usuario http://arocrew.espana-foro.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Historia del Rol

Mensaje por Admin el Lun Dic 21, 2015 7:43 pm

La magia en el Rol

Consejos para crear un tipo de magia:


1
Decide quién puede usar magia en tu libro. ¿Todas las personas? ¿Sólo las inteligentes? ¿Los ocultistas o los que llevan una vida sagrada? Cada opción que puedas elegir afectará mucho la trama para tu historia, así que piénsalo bien. Piensa en las consecuencias que tendría para el universo de tu novela cada ejemplo que mencionamos aquí.
Todos usan magia: Probablemente ya tienes una buena idea de cómo es el mundo en el que se desarrolla tu novela, pero si todos en ella pueden usar magia, debes pensar en cómo afectaría esto a ese mundo. ¿Sería un lugar pacífico? ¿Estaría siempre en guerra? Las vidas de los personajes incluirán rutinas muy diferentes si la magia forma parte de todo, pero al mismo tiempo, tendrás que tratar todos los poderes de una forma muy simple, haciéndolos ver como naturales para la existencia de las personas en ese mundo.
Las personas más inteligentes: Si sólo una clase superior de individuos distinguida por su inteligencia es capaz de hacer magia, entonces el sistema social será muy diferente. Tendrás que pensar en cómo el gobierno y las maniobras políticas son dirigidos por una élite con conocimiento de la magia. Y si se requiere de sabiduría, preparación o conocimientos especiales para utilizarla, entonces deberás pensar en descripciones más complejas y creíbles sobre la forma en que opera cada elemento mágico en el libro.
Personas sagradas: Usar un sistema de magia que sólo esté al alcance de personas religiosas o espirituales en tu libro significará que debas esforzarte más en las facultades mágicas de cada individuo. Probablemente la habilidad principal sería la de sanar a otras personas, sobre todo si son sacerdotes quienes la desarrollan, aunque si hay un enfrentamiento entre facciones religiosas puede haber dos bandos practicantes de la magia, de los cuales uno deberá encontrar la fuente de su poder en un dios más justo.
Ocultistas: Dependiendo del tipo de magia que asignes a tus personajes, el mundo de la novela podría volverse mucho más oscuro. Si el sistema de uso de la magia en tu novela está sólo en manos de personas dedicadas a investigar los misterios de lo oculto, la trama de tu historia o los detalles de ambientación pueden requerir cambios importantes, para los que deberás estar preparados.
Elegidos: Aunque es un estereotipo ya bastante usado, todavía puedes escribir un buen libro en el que sólo unas cuantas personas elegidas sean capaces de usar la magia. Para esto tendrías que dar más información y quizá detalles de genealogías previas a la historia en curso de la novela; cómo es que algunas personas nacen con ese destino especial, o cómo llegan a alcanzarlo si no es una condición de nacimiento, etc.
Criaturas sobrenaturales: Dependiendo del tipo de criaturas que elijas retratar, el mundo del libro cambiará bastante. Ángeles y demonios crearán un universo muy distinto del que tendría sólo centauros o dragones. Tienes que imaginar cómo sería la vida si los humanos tuviéramos que compartirla con criaturas de poderes fantásticos que nosotros no poseemos.

2
Investiga. Ya sea en bibliotecas o en Internet, puedes encontrar mucha información sobre las antiguas creencias acerca de la magia, rituales e imaginarios de culturas que vivieron hace tiempo. También puedes hacer un recuento de la literatura que se ha escrito con universos fantásticos, e inspirarte en ideas de todos los libros que puedas leer, tomando sólo algunos elementos para no copiar por completo mundos que le pertenecen ya a esos autores.

3
Piensa en lo que hace posible la magia en tu mundo. Tu sistema de magia podría incorporar a los elementos de la naturaleza, aprovechar poderes de demonios o simplemente alterar la realidad. ¿Los personajes necesitan entregar algo a cambio de usar sus poderes mágicos?

4
Decide qué tipo (o tipos) de magia existen en tu mundo. ¿Cómo la practican? ¿Hace falta usar runas antiguas, contactar a los espíritus, o la magia viene de adentro de los personajes? Planea en tu cabeza todos los detalles que serían necesarios para que un personaje llegue a utilizar magia

5
Escribe una guía personal para recordar las leyes del sistema de magia para tu libro. Úsala mientras escribes la novela y recuerda limitar las habilidades los personajes, darles debilidades que hagan más interesante el libro porque hay todo un universo de reglas que deben respetarse.
Un sistema de magia en el que no hay ningún obstáculo para la magia se vuelve aburrido. Si el protagonista puede hacer todo lo que desea, ¿Dónde queda el conflicto, la emoción?
Puedes poner como limitante la necesidad de cierto nivel de energía: Aunque los personajes pueden hacer lo que imaginen, necesitan tener la fuerza suficiente o podrían morir intentando una hazaña superior a sus fuerzas.
O la misma magia puede tener restricciones definitivas, por ejemplo: No se puede revivir a las personas, el amor verdadero no puede ser creado, o no puedes alterar la forma del cuerpo.
También puedes inventar una sistema de jerarquía por el que sólo los magos de élite tengan acceso a los conjuros más avanzados; cualquier idea es posible si la desarrollas bien y le das el tiempo a tu imaginación de encontrar una opción interesante y coherente.

6
Recuerda seguir tus propias recomendaciones para crear el universo de la novela mientras estás escribiendo tu libro, aunque si en algún momento la historia parece indicarte que algo debe salir de lo ordinario, sé flexible con tus propias reglas: al final de cuentas es el mundo que estás creando y todavía está en un proceso para definirse.

Consejos
Intenta encontrar una base histórica o religiosa bien investigada para basar tu sistema de magia en algo bien estructurado, que los lectores encuentren creíble y fácil de entender.
Usa abstracciones para encontrar nuevas ideas. Piensa al azar en todo lo que te rodea, cosas tangibles e intangibles que podrían relacionarse con el poder mágico en tu mundo. Pero no seas tan abstracto que el libro resulte confuso.
No esperes tener un universo de magia propio después de unos cuantos minutos. Te tomará mucho tiempo y esfuerzo planear los detalles, pulir la historia y la ambientación si realmente quieres trabajar en el libro hasta hacerlo publicable.

Advertencia
Asegúrate de no imitar demasiado a otro autor en los rasgos distintivos de su universo de magia; aunque a ti te parezca que sólo le estás rindiendo un homenaje, podrías meterte en problemas legales.
Ten cuidado en cómo utilizas las ideas que tomas prestados de otros. Aunque quieras usar la creatividad para cambiar por completo un elemento en el que te inspiraste, es fácil caer en los clichés y en lo repetitivo.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 19/12/2015
Localización : Sevilla

Ver perfil de usuario http://arocrew.espana-foro.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Historia del Rol

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.